comentario – 21 de enero

Estamos “tranquilizadⒶs” que la policía finalmente ya no quiere estár de brazos cruzados cuando lⒶs guardias de seguridad golpearon a activistas, cuando rompen sus narices y dientes y, finalmente, cuando lⒶs casi matan con un jeep (con la consecuencia que no guardia aterriza en la cárcel, pero lⒶs activistas concernidⒶs). Pero ¿por qué la persona que casi se mató es todavía sin atención médica en la cárcel? ¿Por qué volan helicópteros a nivel del ojo al lado de las cabanas en los árboles o permanecen durante horas a 10 m de altura sobre el prado (y por qué echan los pasajeros piedras del helicóptero)? ¿Qué puede significar “campañas de información masivas y un intenso trabajo de investigación», si no incluso la identidad de lⒶs guardias de seguridad en cuestión se puede encontrar?
El estado “de derecho” es, obviamente, ciego de un ojo. Pero golpea mucho más duro en el otro lado, en cada oportunidad. Si esta espiral de violencia continúa de esa manera, con el tiempo va a causar víctimas. Y todⒶ el mundo ya sabe que tendrían que lamentar entre lⒶs activistas, no entre las fuerzas de seguridad.

Eso vale la pena?
Pero ¿cómo tanta violencia entra en juego?

¿Son culpables lⒶs activistas, que están cada vez más acusadⒶs de daños a la propiedad y lesiones personales? ¿O lⒶs guardias de seguridad, que saben que (al menos hasta ahora) no son procesadⒶs por lo que hacen, sea lo que sea?

Hay un agujero inmenso, que crece cada día un metro hacia el sur. En tres años, se trata de un kilómetro. Para este agujero TODO está destruido, que antes vivía, creció y prosperó allí. Irremediablemente. Para siempre. Los árboles se cortan, los animales mueren perden su hábitat. Un hábitat unico, miles de años de antigüedad, que desaparece para siempre. Eso es insustituible. Y además aún hay el daño totalmente insensato al medio ambiente regional y mundial. Nada puede justificar esto.

Después la violencia entra en juego. Claro que, mientras que continúa, no habrá paz en el Bosque de Hambach. Si criminalizarían a todos los activistas y pondrían los en la cárcel, si cerrarían las bocas de todos los aficionados, quizás pondrían ser capaces de destruir discretamente como antes («legitimado y aprobado democráticamente»). Paz aún no estaría allí.

El principio de “ojo por ojo” significa en el Bosque de Hambach: Si vosotros lanzáis mierda a nosotros, vamos a romper sus narices. Si vosotros lanzáis piedras, vamos a mataros con un coche (o al menos trataramos de hacerlo). Por un lado hay quejas de ventanas y equipos rotos, por la otra hay regiones enteras que se destruyen. ¿Quién se beneficia?

Hoy cerca de 270 personas participaron en nuestro paseo por el bosque. Familias con niños pequeños, muchos perros, visitantes de todas las edades y afiliaciones sociales. ¿No han leído los reportajes sobre la gente criminal y violenta en el bosque?
Tal vez ellos estaban allí para formarse su propia idea de quién es criminal y violento.
¡Gracias por eso!

Mucha gente va a continuar manteniendo una estrecha vigilancia sobre lo que ocurre en el bosque, lo que ocurre a las personas y la naturaleza allí. E incluso la prensa informa no sólo lo que RWE (junto con la policía, los tribunales y la política) dictan a ellos.
¡Gracias por eso!

¿Qué pasará después?
Una expresión Inglésa para decir adiós es “Take care!” (cuídate!)
Cuidad bien de vosotros!

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *