Comunicado de prensa 20/09/2018 – Muerte trágica en el Bosque de Hambach

La tarde del miércoles sobre las 15:45, el periodista, blogger y activista Steffen Horst Meyn, murió en el barrio de casas de árbol Beechtown en el Bosque de Hambach. Mientras intentaba documentar el desahucio que estaba siendo perpetrado por las Fuerzas Especiales de la Policía (SEK), se cayo de un puente suspendido a una altura aproximada de 20 metros. Los trabajadores de rescate en el terreno trataron de resucitarle. De acuerdo a nuestra información, sin embargo, murió poco después, todavía en el bosque, en un helicóptero de rescate.

Estamos sacudidos y aturdidos por este trágico evento. Profundamente simpatizamos con la familia y amigos del fallecido y esperamos que tengan la privacidad y la paz que seguramente necesiten en esta situación. Para muchas de nosotras, también, era un amigo cuya perdida es difícil de asumir. Especialmente, la gente de Beechtown, quienes, después de semanas de estrés debido al desahucio, ahora tienen que experimentar este terrible accidente, les deseamos mucha fuerza y paz.

Con toda la información que hemos podido reunir desde la oficina de prensa del Bosque de Hambach, lo ocurrido fue claramente un trágico accidente.

En nuestra opinión hubiera sido pertinente que todas las partes hubieran mantenido un perfil bajo por el momento. Hoy sin embargo, como reacción, ha sido requerido el abandono voluntario de las casas árbol por parte del Ministro de interior y de la policía. Consideramos que es un uso estratégico de la muerte absolutamente inapropiado.

Al comunicar sobre la ocupación, y ahora sobre el accidente, el gobierno de Renania del Norte-Westfalia y la policía han recurrido a informes falsos. Realmente, hubiéramos deseado no tener que hablar todavía en un nivel político sobre el accidente. Desafortunadamente, después de la difusión de falsos e irrespetuosos intentos de instrumentalizar la trágica muerte de Steffen, nos vemos forzados a realizar algunas correcciones.

1. En el momento del accidente, la policía y las fuerzas de evacuación estaban en acción in situ en Beechtown. Adjuntamos aquí un video y material fotográfico (Advertencia: https://bit.ly/2xyVOy5) Es incomprensible para nosotras como la policía puede alegar lo contrario.

2. En seis anos de ocupación casi ininterrumpida de las casas árbol, este es el primer caso y único caso comparable. Por seis anos y medio, las copas de los arboles han sido habitadas, la gente ha escalado a diario arriba y abajo y se han movido entre los arboles sin que ocurriese ningún caso comparable. Que ahora el estado de Renania del Norte-Westfalia, la policía y RWE estén intentando explotar este trágico accidente para justificar la presunta necesidad de este violento desahucio, lo consideramos indigno y una burla a aquellas personas afectadas.

3. La pregunta que nos acompaña a todas estos días es la cuestión de “por que?” Durante semanas el Bosque de Hambach ha sido asediado para llegar al lignito subyacente. No es una coincidencia, en nuestra opinión, que este primer y fatal accidente en la historia de la ocupación haya tenido lugar ahora, durante el desahucio.

Todo el mundo en la ocupación ha estado durante semanas bajo un estres constante debido a la campana del desahucio, que ha sido lanzada a un ritmo demente. Ruido constante de expulsión y despeje del bosque, proyectores diurnos y nocturnos y luces azules intermitentes, presencia policial masiva en el suelo, sonicación con perros ladrando y grabaciones de ruidos de motosierras, así como las informaciones sobre la actitud amenazante y violenta de las Fuerzas Especiales de la Policía que sin duda, dejan rastros físicos y mentales en todos los involucrados. El insomnio, el estrés y la sobre-estimulación son venenosos para la atención y la tranquilidad esenciales para la escalada segura de los árboles.

De acuerdo con nuestra información, no existe una conexión directa con la grave acción policial en el momento del accidente. Pero sabemos de primera mano que el difunto solo trepó a los árboles porque la policía le impidió permanentemente hacer su trabajo de prensa en el suelo.

“Después de que la prensa a menudo vio restringido su trabajo durante los últimos días en el bosque de Hambach, ahora estoy a 25m de Beechtown para documentar el trabajo de evacuación. Aqui no hay cinta-barrera que me lo impida. “ (https://bit.ly/2MPh6NB)

El gobierno del estado federal de Renania del Norte-Westfalia, la policía y RWE también deberían respirar profundamente estos días y reflexionar. El intento de culpar a supuestas deficiencias de seguridad en las construcciones es claramente una estrategia en esta situación y la consideramos absolutamente inapropiada.

Lo que necesitamos ahora es paz para el necesario duelo. No es suficiente suspender las expulsiones concretas hasta nuevo aviso. La noche después del accidente, Beechtown todavía estaba iluminada con un sistema de focos y el sonido de perros ladrando. El bosque todavía está lleno de fuerzas policiales, las cuales solo hemos experimentado como agresores en las últimas semanas y años. Las plataformas elevadoras, los tanques de desalojo, los cañones de agua y las motosierras todavía están en el bosque y esperan su uso. Esta no es una pausa considerada.

Lo que se necesita ahora es un retiro inmediato de las unidades policiales y un alto a las expulsiones y la tala. El bosque y la gente necesitan descanso para manejar este accidente. Además, la policía debería reconsiderar fundamentalmente su estrategia de despliegue y el ritmo de desalojo maníaco.

Ha habido demasiados incidentes en las últimas semanas que han puesto en riesgo la salud y la vida de los activistas. La libertad de prensa se restringió masivamente durante toda la misión. Material de seguridad relevante como cuerdas de escalada, arneses de escalada y extintores fueron sistemáticamente incautados o destruidos en grandes cantidades. Y de la gente en los árboles se esperaba una carga mental, emocional y física por esta presencia masiva, que no es razonable para una escalada segura ni para el procesamiento de una muerte.

Todo esto tiene que parar. Por lo tanto, exigimos una inmediata cancelación total de la operación y la liberación de todos los prisioneros.

Sr. Weinspach y Sr. Reul: Déjenos llorar en paz.

¡Muchas gracias por la traducción!

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Jesús Pizarro Gavilán

    Desde Granada (España) todo mi apoyo a los ecologistas y a las personas que luchan por proteger el bosque de hambach. Ojala se pare algun dia la destrucción que estan haciendo a la naturaleza. #NoPasarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *