Comunicado de prensa 03/10/2018

Para celebrar el día del fin (por el momento) del desalojo en Hambi, RWE está construyendo cercas y cacheó la pradera

Hoy es miércoles, 03/10/2018, Día de la Unidad Alemana, razón suficiente para que RWE vuelva a construir una cerca. En y en el bosque de Hambach.

La expulsión de las más de 60 casas en los árboles comenzó el 13 de septiembre. Ayer, martes, 2 de octubre, después de 19 días por el momento, fue su fin.

En la última semana, contrariamente al momento prometido de descanso después de la muerte de Steffen, las aldeas de las cabañas restantes fueron desalojadas. La operación se caracterizó por negligencia masiva, así como violenta intervención policial. Especialmente en la aldea (o barrio) de casas en los árboles Lorien, las cosas se pusieron difíciles. Allí se desalojaron a los encarcelamientos, a menudo violentamente. Algunos de ellos estaban formados por más de 140 personas. Las travesías (cuerdas que se estiran como un enlace entre dos árboles) se cortaron aunque las personas aún estaban aseguradas. Los árboles fueron derribados, mientras que los activistas estaban cerca de ellos en hamacas.

Aún antes del final del desalojo de los últimos barrios Lorien y Miketown, ya se estaban construyendo nuevas plataformas en el bosque (Ghosttown) y una casa en el árbol ’olvidada’ llamada Fenrir fue re-ocupado Esto se completó con las ocupaciones (a veces solo con hamacas en las copas de los árboles) Qualityland y Blacksocks.

Luego, en la caminata semanal del bosque el domingo (30/09/2018) más de 10,000 personas vinieron al Bosque de Hambach para ir junto con el pedagogo forestal Michael Zobel a través del bosque. Durante y después de la caminata, mucha gente, incluidas familias con niños, se unieron para construir barricadas juntas. Esto sucedió el domingo anterior, cuando todavía existían las aldeas de la casa del árbol Beechtown, Cozytown, Lorien, Miketown, Kleingartenverein, T-Town y Párrafo 11.

El lunes 1 de octubre, Párrafo 11 estaba listo para ello. Primero se limpiaron las barricadas recién construidas, dentro y detrás de las cuales las personas estaban bajo un uso masivo de spray de pimienta. Al mismo tiempo, se despejó una plataforma de un árbol cerca del Aachener Weiher en Colonia al mediodía, que fue ocupada por activistas en solidaridad con la ocupación del Bosque de Hambach.

También el lunes, la policía registró la propiedad privada al bosque de Kurt Classen, también llamada the meadow, la pradera, en la que se encuentran los hogares de lxs ocupantxs. Sin orden de registro, buscan material adecuado para la construcción de casas en los árboles y barricadas. Con motosierras dicho material estaba destruido en el sitio. Además, se incautan y tiran las bicicletas de activistas, pero también de la prensa. Muebles, ventanas, agua y mucho más estaban confiscados. En la caravana Medic, la policía desecha un líquido ominoso fermentado o materia fecal. Para esta intervención, la policía se refiere al uso de la ley policial, que permite este tipo de intervención en un peligro inminente.

Las partes recientemente ocupadas del bosque Ghosttown, Blacksocks y Fenrir cayeron el martes 2 de octubre, víctimas de los elevadores y motosierras. Pero el misterioso Qualityland todavía está allí, escondido en los árboles…

Y el bosque sigue siendo resistente, el movimiento crece y crece y después de seis años de ocupación continua, la atención de los medios ha llegado a un nivel sin precedentes. Si bien RWE se propone cercar el bosque, la resistencia no puede estar rompido y continúa construyendo cabañas en los árboles, a pesar de todas las fronteras y cercas, bloqueando excavadoras y tanques de desalojo y ocupando trípodes.
…y traduciendo…

Comentario de una activista

La policía anuncia el exitoso desalojo de más de 60 casas en los árboles, pero la resistencia no ha terminado. Una y otra vez, nuevas plataformas en los árboles estarán construidas, todavía hay al menos una ocupación. No solo exigimos que el bosque no sea talado, sino también la salida inmediata del carbón. Esto siempre debe estar exigido junto con un cambio estructural en nuestra sociedad. Porque no solo cuenta cómo la electricidad está producida, sino también por quién y para qué. Por lo tanto, no queremos un gigante energético como RWE con una fuente de energía sucia como el lignito que alimenta la industria armamentística. Mientras RWE continúe talando árboles, continuaremos intentando activamente proteger el bosque, evitar la tala de árboles y mantener la salida del carbón en el discurso público.

Moll, una activista del bosque de Hambach

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *